¿Por qué es importante para una empresa contar con un abogado?

 

En muchas ocasiones nos hemos encontrado con empresarios, propietarios de micro o medianas empresas o dueños de negociaciones que nos han expuesto la interrogante de ¿Para que quiero un abogado? Si no tengo problemas legales. Esta manera de ver las cosas a la larga genera una serie de problemas que después a los abogados nos cuesta mucho trabajo resolver.

 

Imagine que en este momento llega una demanda de un trabajador, el cual ya le informó a su abogado que nunca firmó contrato, que no le expedian recibos de pago, que no se le entregó ninguna constancia en la que conste cuales son las prestaciones a las que tiene derecho, o peor aún, que se le contrató por honorarios, que no hay constancias de entradas y salidas al centro de trabajo, entonces, el abogado que haya contratado el trabajador sabe que podrá inventar la fecha de ingreso al trabajo, el salario, que se le pagaban bonos u otras prestaciones adicionales al salario, que trabajó horas extra,etc., entonces cuando la empresa contrate los servicios de un abogado, este no va a tener más remedio que negociar con el empleado, quien seguramente sí se asesoró de un abogado antes de demandar, y muchas veces reclaman despidos que nunca existieron.

 

En este caso si la empresa hubiera contado con los servicios de un abogado, entonces toda la documentación laboral de la empresa estaría en orden, por lo que, si bien es cierto que no se pueden evitar las demandas, lo que sí se puede evitar es que un empleado gane fácilmente un juicio, ya que la Ley Federal del Trabajo impone la obligación a los patrones de probar prácticamente todo, por lo que cualquier trabajador puede demandar inclusive sin haber sido despedido.

 

Aunado a lo anterior, hay que tomar en cuenta que muchas veces suelen llegar inspectores del trabajo quienes solicitan a las empresas constancias de conceptos que muchos empresarios desconocían tener la obligación como capacitación y adiestramiento, medidas de protección, protocolos para evitar violencia de género, medidas para evitar estrés laboral, etcetera, entonces, al no tener idea de todos estos requisitos pueden ser acreedores a multas, a veces suceden sitiaciones más graves como que llegue un sindicato del que no tienen ni idea los trabajadores y lo emplazan a huelga, por lo que se cerrará el centro de trabajo sin que pueda hacer nada hasta que lo resuelva ante la Junta de Conciliación y Arbitraje.

 

Esto, sin tomar en consideración los conflictos internos que se puedan suscitar con los trabajadores, necesitará saber en qué caso aplica una sanción o un despido, cómo hacerlo o cómo levantar un acta administrativa, entre otros conflictos.

 

Por todo esto, antes de volver a pensar para qué necesita un abogado laboral en su empresa, les recomiendo que piensen en todos los beneficios que obtendran con un respaldo legal antes de pensar en que no lo necesita.