Bufete Rojano y Asociados

Abogados

 

CENTRO FEDERAL DE CONCILIACIÓN Y REGISTRO LABORAL Y CENTROS ESTATALES DE CONCILIACIÓN

 

El pasado 6 de enero se expidió la Ley Orgánica del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, sin embargo, aún quedan muchas dudas respecto de cuales son las funciones de dicho organismo, así como si existirán dependencias similares en las entidades federativas con las mismas funciones, así como qué sucederá con los sindicatos de competencia local, por lo que en esta ocasión les explicaremos brevemente para mayor calidad en este tema.

 

Históricamente, la función conciliatoria previa a recurrir a una demanda ante las Juntas de Conciliación y Arbitraje correspondía a la Procuraduría de la Defensa del Trabajo, Federal o Local, dependiendo de la actividad de la empresa para la que se prestaron servicios, en donde el trabajador podía optar por solicitar la intervención de dicha dependencias para procurar lograr un arreglo conciliatorio y de esta manera evitar un juicio, o bien, demandar directamente ante la Junta, es decir, la conciliación ante dicha Procuraduría era opcional, por lo que la diferencia de esta con el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral y Centros de Conciliación de las Entidades Federativas es que a partir de la entrada en funciones de estos, así como de los nuevos Tribunales Laborales, es que la conciliación será obligatoria previamente a iniciar un juicio ante los mencionados Tribunales, es decir, no se podrá acudir a presentar una demanda laboral sin que se tenga la constancia de haber agotado la conciliación ante los referidos Centros, y que no se haya logrado llegar a un arreglo, salvo algunas excepciones que establece la Ley. 

 

La Procuraduría de la Defensa del Trabajo local y federal continuarán su labor de proporcionar asesoría gratuita a trabajadores y sindicatos, así como de representarlos en juicio, sin embargo, la función conciliadora y la celebración de convenios y liquidaciones que realizaba esta corresponderá ahora a los referidos Centros de Conciliación.  

 

Por lo que respecta a los registros de sindicatos, renovación de directiva, modificación de estatutos sociales de los mismos, así como el depósito de contratos colectivos, reglamentos interiores de trabajo y revisiones a los mismos, ya no corresponderán ni a la Secretaría del Trabajo en el ámbito federal ni a las Juntas Locales de Conciliación y Arbitraje en el ámbito local, sino que todas estas funciones corresponderán al Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, lo cual significa que tratándose de este tipo de registros ya no existirá la competencia local, puesto que los Centros Estatales de Conciliación no tendrán esta función, ya que sólo tendrán como tarea la antes mencionada conciliación prejudicial.

 

 El Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral será un organismo público descentralizado dotado de personalidad jurídica y patrimonio propio, es decir, no dependerá de la Secretaría del Trabajo, sino que tendrá autonomía, tendrá la obligación de publicar todos los registros de los sindicatos y los documentos que amparen los trámites realizados ante el mismo, los cuales deberán de aparecer en su página de internet, con lo que se busca lograr la transparencia en todas las actuaciones ante el mismo.

 

Dichos Centros Federal y Locales entraron en funciones en 2020 en los Estados de Campeche, Chiapas, Durango, Hidalgo, México, San Luis Potosí, Tabasco y Zacatecas y para 2022 deberá haberse implementado en toda la República Mexicana, por lo que es importante tomar en consideración, de acuerdo a lugar donde se encuentre todo aquél que requiera solicitar el acceso a la justicia laboral, o bien, registrar su sindicato, actualizar los documentos del mismo, así como registrar o modificar contratos colectivos o reglamentos interiores de trabajo, que en los referidos estados las Juntas de Conciliación y Arbitraje ya dejaron de recibir demandas o trámites nuevos, por lo que se tiene que recurrir a las nuevas dependencias a las que nos referimos.

 

 

© Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización expresa.